Ninguno de ellos hubiera imaginado acabar ingresado a causa de las ventosidades de un hipopótamo. Pero así fue. Tres ancianos palentinos que viajaban con el IMSERSO y visitaban el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, se vieron sorprendidos a causa de la tóxicidad de los gases que soltó de repente uno de los hipopótamos del centro, y tuvieron que ser ingresados de inmediato.

Cuando el grupo de viajeros estaba visitando las instalaciones del parque, muy cerca del recinto de los hipopótamos, uno de estos animales soltó un enorme pedo que provocó que varias personas cayeran al suelo, al parecer a causa de esos gases.

Varias unidades del servicio de emergencias se desplazaron hasta el lugar de los hechos y trasladaron a tres de los visitantes, que no conseguían ser reanimados. Dos de ellos fueron dados de alta poco después, pero uno de los ancianos se encuentra aún ingresado en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, donde evoluciona favorablemente.

Fuente: extremodura