Un hombre, quien presuntamente estaba bajo el influjo de las drogas, se arrancó un ojo.

El joven, identificado como Hugo Magallanes y de origen brasileño, estaba sin camisa y deambulaba por las calles cerca de la catedral de San Blas, en el centro de Ciudad del Este, en Paraguay.

El sujeto intentó en un inicio cortarse los genitales, pero como no lo consiguió, buscó la forma de arrancarse los ojos. Logró que uno de ellos explotara, en tanto que el otro lo arrancó por completo.

Los vecinos que circulaban por la zona avisaron a los paramédicos y a la policía. De acuerdo con algunos testigos, el sujeto estaba desorientado y no respondía a estímulos exteriores.

Además, refirieron que el sujeto intentaba quitarse la vida, ya que supuestamente quería dejar de ver a esos seres “que le causaban terror y miedo”.